22 de Agosto del 2014 - Lima PE

LA LEY ES PARA TODOS

El Fondo Monetario Internacional está sin cabeza y avergonzado. El director-gerente Dominique Strauss-Kahn será mantenido bajo custodia en Estados Unidos hasta el 20 de mayo, cuando tendrá que enfrentar nuevamente a la jueza Melissa Jackson, quien rechazó el pago de la fianza de un millón de dólares para liberarlo. Strauss-Kahn es acusado de intentar violar a una empleada de un lujoso hotel de Manhattan. Según la versión de la víctima, una joven de 32 años de origen africano, ella no se había percatado que había gente en la habitación (de un dormitorio, tres salones y un baño) e ingresó para hacer la limpieza. Cuando entró al baño, lo encontró desnudo y al verla, él se lanzó sobre ella. La mujer salió corriendo y contó lo ocurrido a los funcionarios del hotel, quienes llamaron inmediatamente a la policía.
 

En medio del alboroto, Strauss-Kahn, quien tenía ya cierta fama de mujeriego, siguió con su rutina y partió al aeropuerto J.F. Kennedy. Ahí descubrió que había dejado olvidado uno de sus celulares en el hotel por lo que llamó a la recepción para pedir que se lo alcancen directamente al avión en el que se aprestaba a volar a Francia. La llamada fue clave para acelerar su detención. El líder del FMI, mientras esperaba en un sillón de primera clase la entrega de su aparato y la partida a Paris, vio entrar a agentes de la policía americana quienes lo obligaron a bajar del avión.  Una vergüenza para él y para el FMI. Su esposa, la famosa periodista Anne Sinclair, lo defiende. Dijo estar segura que Dominique es inocente. ¿Lo será?
 

Esta no es la primera vez en que Strauss-Kahn demuestra señales de no poder controlarse sexualmente. Una empleada del FMI ya lo había acusado de abuso de su posición, cargo y prestigio para aprovecharse de ella. Hubo una investigación, pero salió inocente. Pidió disculpas y su mujer lo perdonó. Así de fácil. 

 

Entiendo que ser mujeriego, descontrolado sexual o cualquier otro nombre que se quiera dar a tipos como Berlusconi o Strauss-Kahn no los convierte automáticamente en violadores. Pero digamos que tampoco les ayuda en casos de esta naturaleza.

 

Strauss-Kahn enfrenta los cargos de intento de violación, agresión sexual y confinamiento ilegal.El caso deja muy mal parada la imagen del FMI y remece la política francesa. Strauss-Kahn era considerado una nueva opción en las próximas elecciones presidenciales por su popularidad y carisma. Ahora, si es condenado, la máxima autoridad del FMI podría enfrentar penas que van de 5 a 25 años en una cárcel estadounidense. Sarkozy debe estar con una sonrisa de oreja a oreja. Pero al margen de las consideraciones políticas, qué grato es sentir que el cumplimiento de la ley es para todos, monsieur Strauss-Kahn. Para todos.