02 de Septiembre del 2014 - Lima PE

PANORAMA POLÍTICO DE FIN DE AÑO

Ollanta Humala: Con un estilo que le deja las últimas palabras, inauguraciones y últimas precisiones, complementado por la parquedad de su gabinete. Más que ‘giro a la derecha’ o ‘militarización’, el año acaba con expectativa (y preocupación) por las definiciones que su Presidente del Consejo de Ministros dará en Bajada de Reyes.

 

Nadine Heredia: Afiatada en un rol que mezcla la consejería política a su esposo, la presencia en actividades de ayuda social y la presencia en redes sociales.

 

Óscar Valdés: Más allá de los galones castrenses o su actividad empresarial, su permanencia en la PCM quiere tener una finalidad similar a la de Javier Velásquez Quesquén: alguien dependiente de Palacio que va calmando conflictos sociales. Su prueba de fuego no será Cajamarca sino el siguiente conflicto fuerte que aparezca.

 

Keiko Fujimori: Confinada a los temas vinculados a su padre o al discurso autoritario del fujimorismo. Termina el año limitada por lo que le costó la elección: la ausencia de ruptura con la década de 1990. El estilo Yoshiyama la confina a la medianía y a sus cheerleaders al ataque artero.

 

Alejandro Toledo y Alan García: Expresidentes comenzando su posicionamiento hacia un futuro que tiene como meta no oculta el 2016. Toledo opta por jugar más en el espacio del centro izquierda, mientras que García quiere seguir enfatizándose como el garante de la continuidad económica. Claro, cada uno con el estilo que ya les conocemos.

 

Daniel Abugattás: Pasando algo más tranquilo el Año Nuevo luego de las sanciones a algunos congresistas y algunos conflictos con la prensa. Temas fuertes para el siguiente semestre en la avenida Abancay: las elecciones de directores del BCR, miembros del TC y Defensor del Pueblo, así como el cierre del caso Chehade.

 

César San Martín: Empeñado en hacer lo que puede con las normas que tiene a mano. Su mayor foco deberá estar en la Sala Penal Nacional, cuyos defectos en la valoración de casos de derechos humanos se han trasladado a los de los permisos a sentenciados extranjeros por terrorismo.

 

Susana Villarán: Urgida de un asesor político que le permita transitar el cargamontón que se le viene y para mejorar la repercusión de los proyectos que viene realizando.

 

Juan Luis Cipriani: En el año más duro de su arzobispado, se calló en todos los idiomas sobre el caso Doig y el Vaticano lo terminó reemplazando en las negociaciones con la PUCP. Cada vez más confinado al kimono y el conservadurismo ramplón.