22 de Noviembre del 2014 - Lima PE
Abril 21, 2012

‘Los pioneritos’, los niños de Sendero Luminoso en el VRAE

‘Los pioneritos’, los niños de Sendero Luminoso en el VRAE

Las imágenes del video son indignantes. Se observa caminar a doce niños y niñas entre los 8 y 15 años de edad que son guiados por tres mujeres y un hombre en medio de la selva de Vizcatán. Visten ropas oscuras y botas de jebe, y en sus hombros cargan fusiles AKM, FAL y escopetas de retrocarga. Todos pertenecen a la columna denominada ‘los pioneritos’ del PCP – Sendero Luminoso en el Valle de los Ríos Apurímac – Ene (VRAE) adoctrinados por el propio Víctor Quispe Palomino, (a) camarada ‘José’, jefe máximo de esta organización narcoterrorista en esa parte del país. Al cumplir los 13 o 14 años de edad, ejecutan un rito de sangre para su iniciación en la acción armada, se trata del denominado ‘bautizo’, dar un tiro de gracia a los militares o policías heridos y agonizantes tras las emboscadas a las fuerzas del orden. Sencillamente escalofriante.

 

La grabación fue realizada a mediados del año 2010, por las propias huestes senderistas, se trataría del sector denominado cerro Colcabamba muy cerca de la selva de Vizcatán, al fondo se observa el río Mantaro. Es una agreste zona del VRAE donde el PCP-SL tiene el control absoluto. Según nuestras fuentes policiales, las imágenes muestran el traslado de un campamento a otro de las denominadas escuelas populares o wawa wasis de la revolución, dirigidas por el propio ‘José’ y su hermano ‘Raúl’. El video fue incautado a uno de los narcoterroristas en USB, durante uno de los últimos enfrentamientos de las fuerzas combinadas de la Policía Nacional del Perú (PNP) y el Ejército Peruano (EP). “Ellos están cerca de ‘José’ líder de los senderistas. Están adoctrinados por los narcoterroristas adultos de Sendero Luminoso. La camarada ‘Elvia’ es la encargada de capacitarlos y cuidar de ellos”, señala el periodista Pedro Yaranga.

 

Los ‘pioneritos’ son los hijos de los líderes y combatientes senderistas, y de algunos grupos indígenas como los ashánincas, retenidos a la fuerza por los senderistas. Son escuelas populares conformadas por 40 a 50 niños entre hombres y mujeres que no solo reciben instrucción ideológica, sino también militar. Técnicas y tácticas de combate que paralelamente son enseñadas con la lectura y escritura, como lo demuestra el propio camarada ‘José’ durante una entrevista en la zona del VRAE, en el año 2010: “Nosotros mismos dictamos las clases. Hablamos de la política, problemas militares, temas culturales, las cosas del partido y del pueblo. Les enseñamos a ser responsables. A un niño no se le puede exigir muchas cosas. Los educamos en función de ello. Un niño hasta los 16 o 17 años toma conciencia. Ellos están siendo educados en una escuela político militar”, admite el líder de sendero.

 

HABLAN LOS PIONERITOS

Los niños del video difundido son los mismos que participaron de un reportaje televisivo del programa periodístico Punto Final hace dos años. En aquella oportunidad se observa a un pequeño Iván de tan solo 9 años, quizás el más despierto de todos, realizando una clase de apología terrorista a sus compañeros, en total 17 menores en manos del terror: “Este es el centro de la guerra popular democrática de resistencia nacional, antiimperialista yanqui. Viva el marxismo, leninismo, maoísmo, principalmente el maoísmo para luchar por una nueva estructura mundial”, advierte el niño. Luego en otra parte del reportaje observamos a los pequeños formados en fila, recibiendo instrucciones de los adultos; de pronto nuevamente el pequeño Iván sale al frente y grita: “Conquistar el poder en todo el país para el pueblo y la nación peruana…(responden todos los niños la misma frase)…viva la guerra popular democrática prolongada. Palmas, compañeros”.

 

En un momento se observa a los pequeños que son adiestrados no solo en temas ideológicos sino además militares. Realizan prácticas con armas de guerra (fusiles AKM, FAL y escopetas). Las arman y desarman, disparan y nuevamente vuelven a cargarlas. Se acerca otro de los combatientes de los ‘pioneritos’, su nombre es Carlos y tiene 16 años. “Esta arma es una MGL y ya sé manejarla”, afirma. Con él existen entre 60 y 80 niños que viven todos los días con el terror y la insania de las huestes senderistas.

 

ERIC PEREIRA - UNIDAD DE INVESTIGACIÓN: [email protected]

Tags: