29 de Julio del 2014 - Lima PE
Julio 6, 2012

Arana exige saber quién ordenó su violenta captura

Arana exige saber quién ordenó su violenta captura

El exsacerdote Marco Arana, quien fuera violentamente detenido el miércoles en Cajamarca, fue liberado a la una de la madrugada del jueves solo cuando la secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), Rocío Silva Santisteban, le dijo al director de la Policía, el general Raúl Salazar, que él sería el responsable si pasaba algo con la salud del líder del Movimiento Tierra y Libertad.

 

El mismo Arana, uno de los opositores al proyecto Minas Conga y quien se recupera de afecciones renales y de una neumonía, contó con detalles cómo fue torturado e insultado por policías dentro de la comisaría de Cajamarca, a donde fuera llevado tras su también violenta detención en la plaza de armas.

 

En conferencia de prensa, el excura denunció que los efectivos del orden le impidieron que fuera a un control médico que tenía la tarde del miércoles, tras exigir que se identifique y sancione a sus agresores y que se revele quién dio la orden para que lo detuvieran sin motivos.

 

“Exijo saber quién ordenó al jefe policial que me arresten. ¿El general Gonzales, que llama a los cajamarquinos terroristas? ¿El ministro (del Interior Wilver) Calle o (el premier Oscar) Valdés? Se lo pregunté a Salazar y al jefe de operaciones especiales del Perú, quienes no supieron decirme nada. ¿Fue (Ollanta) Humala? ¿Qué instrucciones se dieron? ¿Masacrarme?”, se preguntó.

 

Arana contó cómo fue golpeado en la nuca por un policía cuando estaba sentado en la plaza de armas, y cómo luego lo siguieron golpeando en el pecho, en los riñones y en la espalda, incluso después de que les dijera que no lo golpearan ahí por su salud.

 

Ya en la comisaría, tres policías lo siguieron golpeando mientras le decían “perro”, “terrorista”, insultaban a su familia, y lo responsabilizaban por su destacamento a esa zona. Una policía mujer también lo abofeteó y lo insultó. 

 

LA POLICÍA MIENTE

Arana contó que recién a eso de las 3 de la tarde le permitieron entrar a su abogada, a quien también agredieron para que no identificara a sus agresores. Los reclamos por saber bajo qué argumentos había sido detenido solo fueron atendidos a las 7:30 de la noche, cuando le leyeron un atestado policial –dijo– “lleno de mentiras”.

 

“El documento dice que yo estaba dirigiendo una turba de 300 a 500 personas, arengándolos para que impidieran el tránsito en la plaza de armas, y que me he resistido violentamente a la detención”, indicó. Sin embargo, como se aprecia hasta en dos videos del momento de su arresto, se puso a disposición de los policías levantando los brazos. Del mismo modo, no arengó, solo portaba dos carteles, en pecho y espalda, que decían “Vida sí, oro no”, y “No a los abusos del oro”.

 

Sobre esos carteles, Arana explicó que si bien se vive un estado de emergencia en Cajamarca, entre los derechos suspendidos no está el de la libertad de expresión.

Tags: