20 de Octubre del 2014 - Lima PE
Marzo 31, 2013

Pensamiento Cipriani: “Salud reproductiva convierte a los hombres en animales”

Pensamiento Cipriani: “Salud reproductiva convierte a los hombres en animales”

Ni por Semana Santa el cardenal Juan Luis Cipriani deja de atacar a quienes piensan distinto que él. Ayer, en su programa “Diálogo de Fe”, el arzobispo de Lima afirmó que se están promoviendo políticas de salud reproductiva a nivel mundial para que “los hombres y mujeres tengan sexo y no hijos”, convirtiéndolos en “animales que se alimentan solo de placer”.

 

“Hemos pasado del terrorismo que destrozó al país a un deseo de obtener dinero y consumir, que es otro terrorismo. El Estado, que maneja recursos, solo hace políticas para sus grupos (…) y está acostumbrando a la gente a decir que el sexo es una comida muy rica, por lo tanto, hay que buscar más métodos para no tener hijos”, señaló.

 

Cipriani aseguró que la política de planificación sexual en nuestro país no está educando a los hombres y mujeres, sino está conduciéndonos a “un apareamiento de cualquiera por las calles”, que lleva a los jóvenes por el mal camino.

 

“Si el Estado quiere ser inclusivo debe defender la vida de las madres y los no nacidos, respetar la moral natural: hay hombres y mujeres, no hay géneros, todo el mundo lo sabe. Ahora hay campañas de salud a favor de los preservativos, a favor de lo que llaman ‘salud reproductiva’, que en el fondo es no educar a los hombres y mujeres en que ese factor sexual es parte de su manera de ser y tiene unas normas por las cuales hay que conducirse”, refirió.

 

“PRETENDEN SEXUALIZAR LA SOCIEDAD”

 

En diálogo con diario16, el director ejecutivo del Instituto Peruano de Paternidad Responsable (Inppares), Daniel Aspilcueta, explicó que la salud reproductiva no busca promover el sexo desenfrenado entre los menores, sino alternativas para que los adolescentes no tengan embarazos no deseados.

 

Detalló que la salud sexual y reproductiva está definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la venia del Vaticano. Incluso, recordó que varios funcionarios de dicho Estado han participado en diversas conferencias mundiales, como la realizada en El Cairo en 1994.

 

“En el mundo no hay programas que promuevan el sexo porque este es un instinto de las hormonas y el ser humano. Algunos religiosos dicen que todo lo que es sexo es malo (…) Sin embargo, pretenden confundir a la población sexualizando la sociedad para priorizar la agenda pública en este tema y así dejar de lado la inseguridad y la injusticia. Eso le conviene a ciertos grupos de poder”, aseguró.

 

Daniel Aspilcueta dijo que la posición de la Iglesia católica puede ser válida, pero “solo para los católicos y no para el resto”. Detalló que las ONG no obligan a la gente a tomar pastillas, solo brindan facilidades para evitar que las familias de bajos recursos tengan más hijos de lo debido.

 

“Los más pobres son los que tienen más hijos precozmente y los menos pobres tienen a la vez menos hijos, eso es una enfermedad social que debe analizar la religión”, puntualizó.

 

También critica los dispositivos móviles y las redes sociales

 

El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, criticó a los jóvenes que saben manejar la “maquinita” por estar inmersos en el mundo de los celulares y las redes sociales y no saber querer, sufrir, estudiar, y adorar a Dios.

 

“No es un tema netamente religioso. Culturalmente, los chicos están acostumbrándose a divertirse con el celular, con el WhatsApp, con irse al internet, con un juego de no sé qué. Muchas veces, esos muchachos, cuando llegan a los 13, 14 o 15 saben manejar maquinitas, pero no saben querer, no saben sufrir, no saben estudiar, no saben concentrarse”, reflexionó.

 

Por ello, el religioso instó a los jóvenes a “atreverse a rezar, a leer, a practicar algún deporte, actitudes que llevan a compromisos, que no solo distraen”.

 

En otro momento, mencionó que el papel del colegio es incorporar más a los padres de familia y volver a como era antes, cuando se les daba a los niños una formación espiritual y moral, de respeto a la familia.

 

EL DATO

Según Inppares, el 75% de las parejas unidas utiliza un método anticonceptivo para evitar los embarazos no deseados. En el caso de las parejas no unidas, solo el 35% lo utiliza, el resto aborta.

Tags: